0% leído

El cine es capaz de crear auténticos fetiches: pocos cigarros se antojan más que el de la pantalla; en Lolita, una paleta. ¿Qué otros oscuros objetos del deseo nos ha dado el cine?

Vía theheritagestudio.com

Lápices

En la estela de la llamada “comedia romántica inteligente”, que se remonta al trabajo de Billy Wilder y que hoy sigue en su apogeo, debemos recordar un momento clave de fin de siglo: Tienes un correo (1998), heredera clara de Sintonía de amor. Lo obvio sería hablar de computadoras personales (especialmente ahora, cuando buscamos el amor en internet). Recordemos mejor una de las maravillosas ideas que nos ofrece la película: regalar un “ramo” de lápices amarillos, recientemente afilados.

Vía dpuenglish.com

Pudín de chocolate

¿Es Embriagado de amor (2002) una comedia romántica? ¡Vale la pena averiguarlo! Ahora bien, pocos alimentos se han vinculado al amor con tal fuerza como el chocolate. Ya se sabe, el detallito, la fresa sumergida, la caja llena de. Pero he aquí algo interesante: en la película protagonizada por Adam Sandler (dirigida por P.T. Anderson), el neurótico protagonista idea un singular plan (inspirado en el caso real de David Phillips) para hacer del pudín de chocolate un aliado en su camino hacia los brazos de su amada.

Vía wfmu.org

Un trineo

Que no se olvide esto: en el día del amor y la amistad hay lugar, también, para los solitarios. El mundo amoroso es amplio y a menudo olvidamos que su base no siempre es la pareja, también puede serlo el individuo. ¿Es esto una paradoja? El amor propio, cuya base a menudo se encuentra en bellos recuerdos de infancia, es una fuerza inconmensurable. ¿Dijimos solitarios? Hablemos, mejor, de personas solas. La diferencia es de grado, pero es importante. ¿Una película y un objeto? El trineo de El ciudadano Kane (1941).

ciudadanokanetrabajo.blogspot.mx

El vestido rojo

Con todo, el día de San Valentín se pinta de rojo: es el color del deseo y el arrebato. Hemos visto en el cine, una y otra vez, una imagen sencilla pero poderosa: una mujer vestida de rojo. ¿Es este vestido menos elegante que el vestido negro que Katharine Hepburn hizo famoso? Si hay un día para no hacernos esta pregunta, es ahora, cuando se celebra el amor.

Vía style-logic.com

Los objetos en el cine no sólo han tenido una función narrativa, nos han hecho suspirar y querer apropiarnos de ellos para escribir nuestra propia historia.

 

Descubre en esta colección increíbles artículos
http://ebay.to/2rgkqKe

Deja un comentario